Repulsa y condena ante el entierro de Said Dambar sin el consentimiento de su familia

   El joven mártir SAID DAMBAR fué asesinado por un policía marroquí el 22 de diciembre del 2010. Desde entonces, sus restos mortales permanecían en la morgue del Hospital Ben El Mehdi, de El Aaiún ocupado, a la espera de que se realizara la autopsia de su cadáver. El Gobierno de Marruecos se ha negado sistemáticamente acceder a la petición de la familia y la de numerosas organizaciones pro Derechos Humanos saharauis e internacionales que exigían esta autopsia como medida previa a su enterramiento.

El pasado 4 de junio, un grupo de oficiales policías llevaba una notificación de resolución judicial a la familia de Said Dambar, en dicha notificación el Juez de la Corte de Apelaciones argumentaba razones de salud pública y de falta de espacio en la morgue para dar lugar a la urgencia de sepultar el cuerpo de este joven saharaui, sin ningún tipo de consentimiento por parte de su familia, quien rechaza esta acción ilegal del régimen marroquí y anuncia medidas judiciales para establecer el paradero del cuerpo del joven Said.

Fuertes contingentes de policías y militares mantienen rodeada y controlada la casa familiar y los lugares adyacentes así como el cementerio de la ciudad capital del Sáhara Occidental ocupado, imposibilitando la llegada de cualquier persona a su vivienda y al campo santo. La familia del mártir saharaui denuncia el asedio policial y paramilitar del grupo “Escuadrón de la muerte”, a integrantes de su familia, a activistas saharauis y de otras familias que quieren expresar su solidaridad ante esta situación.

“Según un comunicado emitido hoy por la familia de “Said Dambar”, explican que su madre Jira Ahmed Embarek, de 76 años, fue persuadida por el adjunto de la seguridad de la ciudad para firmar un documento del que desconocía su contenido; a través del mencionado documento los militares marroquíes pretendían llevar el cuerpo del joven que ha permanecido casi dos años en la morgue en espera de que se le practicara un autopsia que fue negada por las autoridades de la administración de ocupación marroquí. La madre del joven se negó a firmar el documento, entonces los policías salieron de la casa y arrojaron el documento frente a la puerta del domicilio y se marcharon con el cuerpo del joven. Lo enterraron sin la autorización de la familia y ni consultar con ella. La familia se encuentra repartida entre Tenerife, Fez en Marruecos y el Sahara Occidental.” (Fuente: CODESA).
Desde la Asociación Rimal Sáhara manifestamos nuestra repulsa y condena ante un nuevo acto vergonzoso e inhumano por parte del Gobierno Marroquí y expresamos nuestro más sincero apoyo y solidaridad con la familia de Said Dambar, al igual que con los familiares del joven Hamdi Etarfaoui, asesinado el pasado 31 de mayo en condiciones aún no esclarecidas.
Del mismo modo, queremos hacer un llamamiento a la población salmantina para que responda ante tal horrible hecho denunciando lo ocurrido y mostrando una vez más su solidaridad con el pueblo saharaui.

 

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *